Huella de carbono: El cálculo de la totalidad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por un individuo, organización, evento o producto de forma directa e indirecta.

¿Qué son los gases de efecto invernadero? ¿Cuáles son esos gases?
Los GEI representan solo el 1% del contenido de la atmósfera, pero funcionan como una “manta” que retiene el calor e incrementa la temperatura del planeta en 30ºC, de ahí el que se denominen de efecto invernadero. Los seis gases principales de efecto invernadero son el Dióxido de Carbono, el Metano, el Hexafluoruro de Azufre, el Óxido Nitroso, los Cluorofluorocarbonos, los Hexafluorocarbonos y en menor medida el Ozono.

Para medir la huella de carbono de una actividad o de un producto se transforman todos los gases de efecto invernadero emitidos durante el desarrollo de esa actividad/producto a una unidad común basada en el potencial de calentamiento global de cada uno de los gases, el CO2 equivalente.

Actualmente existen dos formas consensuadas de calcular la Huella de Carbono:
La Huella de Carbono CORPORATIVA, contabiliza las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de todas las actividades que lleva a cabo una organización, incluyendo las emisiones derivadas del consumo energético de los edificios que ocupa, las procedentes de los procesos industriales y las generadas por los vehículos que se utilicen.
La Huella de Carbono DE PRODUCTO contabiliza los gases con efecto invernadero emitidos durante todo el ciclo de vida de un producto o servicio: desde la extracción de las materias primas, pasando por el procesado y fabricación y distribución, hasta la etapa de uso y final de la vida útil (depósito, reutilización o reciclado).

En AKALIS podemos calcular la Huella de Carbono de su compañía, preparar un informe de emisiones, ayudarle a seleccionar un proyecto de compensación y si lo requiere, prepararle para superar una auditoria de verificación.