CASAS DE HUALDO CALCULA SU HUELLA DE CARBONO

 

Casas de Hualdo, Premio Alimentos de España al mejor aceite de oliva virgen extra en la categoría frutado verde dulce en 2014 y premio AEMO 2012 a la mejor almazara de España se guía por una máxima en su trabajo, la excelencia. Fieles a ese principio no han querido quedarse atrás y han contado con nuestro apoyo técnico para calcular las emisiones de CO2 asociadas a su actividad durante el año 2013.

El cálculo se ha realizado de acuerdo al protocolo GHG, y ha tenido en cuenta emisiones del alcance I, II y III.

Casas de Hualdo cuenta con una almazara de última tecnología, dentro la finca Hualdo, que está situada en un enclave natural privilegiado y alberga multitud de cultivos que conviven con una fauna y flora silvestres de gran riqueza.  Todos los procesos de la almazara, desde el patio de recepción hasta el envasado, han sido cuidadosamente diseñados para extraer lo mejor del fruto. La situación de la almazara, a pie de campo,  garantiza que la aceituna llega viva a la zona de molturación. Para evitar su deterioro, la aceituna es procesada antes de que pasen seis horas desde su recolección. Durante la extracción, la temperatura se mantiene por debajo de los 25ºC para prevenir la pérdida de los componentes y aromas más volátiles.

www.casasdehualdo.com

Registro de huella de carbono ¿Qué es?

El pasado 29 de marzo se publicaba el Real Decreto 163/2014 del 14 de Marzo, por el que se crea el Registro de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de Absorción de dióxido de carbono.

No han sido pocos los medios que han difundido mediante notas de prensa la aparición de dicho Registro, pero ¿Qué es? y lo más importante ¿Para qué sirve?

El Registro de Huella de Carbono es una iniciativa vinculada al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en concreto a la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) y está orientada a la minimización del Cambio Climático y el Efecto Invernadero. Recordemos rápidamente lo que se entiende por Cambio Climático y Efecto Invernadero, temas ya tratados en profundidad en el número 127 de Grem veintiuno.

El cambio climático, a grandes rasgos, es la variación global del clima. Es un proceso causado por eventos naturales y por la acción del hombre, producidos a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc. El término “Efecto de invernadero” se refiere a la retención del calor del Sol en la atmósfera de la Tierra por parte de una capa de gases en la atmósfera. Sin ellos la vida tal como la conocemos no sería posible, ya que el planeta sería demasiado frío, pero el exceso de estos, aumenta la temperatura.

¿Cómo se vincula esto con el Registro de Huella de Carbono?

La Decisión 406/2009/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009 establece que los estados miembros deberán establecer políticas y medidas adicionales a fin de reducir las emisiones de efecto invernadero de los sectores denominados difusos, comprometiéndose a disminuir sus emisiones en dichos sectores en un 10 por ciento respecto a 2005 en 2020.

El Registro de Huella de Carbono y Proyectos de Absorción de CO2, persigue sensibilizar e incentivar a la sociedad en su conjunto en la lucha contra el cambio climático con el fin de lograr una economía baja en carbono, dando respuesta al compromiso creciente que tanto entidades públicas como privadas han venido mostrando en los últimos años en relación con la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

¿Es obligatoria la inscripción?

No. la participación en el Registro es de carácter voluntario.

¿Quién puede inscribirse?

Toda organización con actividad en el territorio nacional que calcule su huella de carbono y que tenga un plan de reducción de dicha huella. Son susceptibles de inscripción las empresas, los trabajadores autónomos, las organizaciones no gubernamentales, las administraciones, las fundaciones, etc.

¿Qué información hay que aportar?

El registro cubre la Huella de Carbono de la organización, esto es las emisiones de CO2 asociadas a la actividad de la empresa durante un año. El cálculo debe cubrir como mínimo los alcances I y II, que son los obligatorios en casi todas las metodologías de cálculo de huella de carbono internacional. Esto es, las emisiones directas de la empresa (chimeneas, vehículos, etc.) y las asociadas al consumo eléctrico. El alcance III, el más complicado de calcular, es de notificación voluntaria.

Además del cálculo la organización debe presentar un plan de reducción de emisiones. Debe ser elaborado con una visión a medio plazo incluyendo las acciones e inversiones que pueden acometerse para reducir consumos de energía y emisiones.

¿Qué ventajas tiene la empresa que se registra?

Por un lado se otorga un sello que permitirá promocionar que la empresa está registrada y que calcula su huella. Si además reduce sus emisiones, este hecho se detallará en el sello.

Por otro lado, la Administración vincula una serie de incentivos asociados al registro:

Permitirá identificar las oportunidades de reducción de emisiones de GEI. La mayor parte de ellas se derivarán de la reducción de consumos energéticos y por tanto se obtendrán ahorros económicos.

El cálculo, permitirá inscribirse en el Registro lo que tendrá también un beneficio para las empresas desde el punto de vista de la responsabilidad social empresarial. Se trata de un sistema oficial a nivel nacional que valida los esfuerzos de dicha empresa por calcular y reducir sus emisiones, y así podrá ser publicitado por la propia empresa.

El artículo 10 del real decreto 163/2014 por el que se crea el Registro, contempla la posible inclusión de consideraciones relativas al cálculo de la huella de carbono que se establezcan en el procedimiento de contratación pública. Esto supondrá para las empresas inscritas en el registro una oportunidad para destacar. Se están dando ya los primeros pasos para realizar una propuesta a este respecto.

En la actualidad, el Ministerio de Economía y Competitividad contempla deducciones en el artículo 39.1 del texto refundido de la Ley del Impuesto de Sociedades, aprobada por Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, a la que podrán acogerse las empresas que cumplan con los requisitos que se derivan de esta normativa